By: Bnews 20/08/2021

La digitalización y la tendencia hacia productos más sostenibles y respetuosos con el medio ambiente definitivamente han impulsado el recommerce o el comercio de segunda mano. Se espera que el mercado global de recommerce crezca entre un 15% y un 20% anual durante los próximos cinco años (Institut Français de la Mode ). El crecimiento se debe en gran parte al cambio de mentalidad de los consumidores, especialmente de las generaciones más jóvenes, que son más conscientes de la necesidad de preservar el planeta.

El recommerce se está expandiendo en muchos sectores, pero, sin duda, la moda es lo que está impulsando esta transformación. En este caso, además de las cuestiones medioambientales, tiene mucho que ver la creciente predilección por la moda de estilo retro y vintage, que encuentra su mejor aparador en el mercado de segunda mano. Los consumidores buscan en este mercado valores como la diferenciación, la originalidad, la creatividad, la individualidad, el compromiso medioambiental o la autenticidad.

La crisis económica derivada de la pandemia también está consolidando aún más la tendencia hacia nuevas alternativas de consumo más asequibles que reducen al mismo tiempo el impacto sobre los recursos del planeta.

Curiosamente, grandes marcas como Gucci o Stella McCartney ya se han sumado a este nuevo modelo de negocio basado en la economía circular y que, precisamente, permite a los consumidores comprar ropa de lujo de segunda mano a precios reducidos. También marcas como COS y Levi’s han presentado sus plataformas de reventa online, para que las colecciones se puedan heredar colección tras colección. Pero en el mundo del recommerce, el protagonismo no solo lo toman los nombres consagrados, sino también las iniciativas de ciudadanos individuales que son conscientes de que un modelo basado en la sustitución constante de nuevas prendas es totalmente insostenible en una economía que inevitablemente tiene que avanzar hacia el uso de recursos.

El mercado del recommerce, que tiene un gran potencial de crecimiento, debe encontrar su punto de equilibrio para que se convierta no solo en una nueva ruta de negocios para grandes multinacionales y grandes operadores online sino también para ofrecer oportunidades de iniciativas espontáneas que surjan entre la ciudadanía.